lunes, 20 de julio de 2015

Mal de ojos


Al principio ella era toda ojos. Dos ojos únicos, iguales, redondos e inmensos, tan intensos como un sueño. De noche pequeños capilares trazaban sus párpados juntos, abrazados. Adentro dormía el color, la luz de mi mañana. Yo siempre le hablé a los ojos, sin pestañear. Así descubrí que menguaban. Que tras cada riña, después de una nueva decepción, aquellos ojos se encogían. Más y más diminutos, se fueron perdiendo por el mapa de su rostro. Hasta que un día, el último, ya no estaban. Dos ojos desaparecidos, borrados, invisibles. Y un amor que nunca había sido ciego. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!