martes, 14 de abril de 2015

Sin sueños


Como Al Pacino en la película Insomnia hace noches que no duermo. Al actor de Brooklyn le cegaba esa luz del Norte que yo he perdido. Sin esperanzas habito un mundo privado de sueños. Pesadilla de la que tampoco sé despertar. Antes contaba ovejas. Me ilusionaba contar cientos de ellas. También anotaba cada vuelta que daba sobre la cama. Era espectador del mundo a través del fluorescente reloj digital: minuto 21 de tal hora, minuto 22, el 23, 24… Convertido en oyente de una radio celestial. Recuerdo cómo deseaba que el arrullo de esas voces habituales lograse calmar y, de esta forma, conjurar mi descanso de borrego. Pero días atrás derramé el último sorbo de fe. Ni tan siquiera se me ha brindado una duermevela incómoda de la que emerger luego sudoroso, angustiado, con la mano palpando un corazón por instantes detenido. Sólo se me permite fantasear que duermo. Por eso paseo mi insomnio de un extremo a otro de la casa. Ruta lenta sobre un raíl creado a base de repeticiones. El perro siempre me acompaña, como una sombra peluda. Es el único dispuesto a compartir mi carga. Y damos giros y giros al salón, al pasillo, a la cocina. Nos paramos con dedicación a contemplar las mismas fotografías. A recordar las imágenes de una vida. Somos la cofradía con el recorrido procesional más corto. Y la más triste. Cuando desespero, ocupo el sillón y la bestia me observa con ganas de rebelarse. Ya llevamos varias noches que en pijama deambulamos por las calles. Así he conocido a otros que tampoco pueden dormir. Los sin sueños, se hacen llamar. Se reúnen alrededor de los bancos del parque a horas intempestivas. También en algunos bares escondidos del centro. Incluso junto al dique cuando sube la marea. Son lobos que cantan sus lamentos y llenan de rabia la oscuridad. Que arrastran vigilias interminables y odios antiguos hacia el rebaño. Dicen ser fantasmas anticipados. Los olvidados por el descanso, apunta el cabecilla. Ayer finalmente me propuso formar parte del nuevo ejército. A cambio únicamente demanda mi lealtad y sacrificio. “Has de estar dispuesto a todo”, fueron sus palabras. Y tiene razón: nadie debería existir sin sueños. Merecemos otra cosa. Oigo rumores de que pronto atacaremos. Ocurrirá mientras dormís.

------------------------

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!